¿Qué son las Criptomonedas y los Monederos Digitales?

Las criptomonedas son una moneda digital diseñada para funcionar como medio de intercambio.

Son un sistema de pago virtual que no depende de bancos para verificar transacciones y permiten que cualquier persona, donde quiera que se encuentre, pueda enviar y recibir pagos.

Se utilizan igual que el dinero físico, pues permiten comercializar productos o servicios. Sin duda, son un ejemplo claro de cómo la tecnología puede ser aplicada a la economía.

No obstante, su naturaleza les obliga a basarse en la criptografía, que es la ciencia que codifica la moneda con la intención de “evitar la falsificación, el uso duplicado de una misma unidad o la creación excesiva de estos activos”, según definió el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Es decir, es la forma en que se bloquea la posibilidad de que estos activos digitales puedan ser copiados, hackeados, interceptados o robados. Bajo ese concepto, la mayoría de las criptomonedas utilizan la tecnología Blockchain.

– EN AUMENTO –

Según la Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores, creada en España, actualmente existen más de 10.000 monedas virtuales en todo el mundo.

La principal es el Bitcoin. Otras de circulación masiva son Ethereum (Ether) y Litecoin; sin embargo, el mercado es tan volátil que cualquier otra podría despegar de un día para otro.

Esto sucede pues mucho del interés en las criptomonedas proviene del intercambio comercial, lo que genera que los especuladores eleven o bajen los precios en un pestañeo.

Dicho factor es considerado por el BCCR como su principal inconveniente, puesto que “es difícil predecir con certeza su valor en términos de bienes y servicios” y “también limita los incentivos para utilizar estos activos con fines de ahorro”.

Empero, el mercado gana terreno.

De acuerdo al portal Statista, en el 2021, en India, Corea del Sur y Brasil más del 15% de personas entre los 18 y los 64 años ya experimentaron con criptomonedas. En España y Estados Unidos fue más del 10%.

Inclusive, el Bitcoin, la primera de las criptomonedas (fundada en 2009), fue aceptada desde setiembre en El Salvador como moneda legal.

Es tan poderosa que a otras criptomonedas se les conoce como “altcoins”, para distinguirlas de la original.

En Costa Rica, según medios locales, se estima que 60.000 habitantes ya realizan transacciones con criptoactivos.

– MONEDEROS DIGITALES –

No obstante, para hacer uso de las criptomonedas existen los monederos digitales o “wallets”. Estos son dispositivos de software (hot wallet) o hardware (cold wallet) que sirven para depositar, gestionar y transferir las criptomonedas que se poseen.  

Los hot wallets se refieren al almacenamiento criptográfico que utiliza software en línea para proteger las claves privadas de los activos, mientras que su contraparte depende de dispositivos electrónicos sin conexión para proteger de forma segura las claves.

Por medio de estas aplicaciones, un usuario puede acceder a su saldo, disponer de su llave pública para compartirla con otros usuarios y enviar y recibir criptomonedas, o bien, su llave privada, que permite gastar, transferir, retirar, cambiar o enviar criptomonedas de un destino a otro.

DISCLAIMER

La entidad FR COMPAÑIA DE CREDITOS SOCIEDAD ANONIMA, con cédula de persona jurídica número 3-101-798849, se encuentra inscrita ante la Superintendencia General de Entidades Financieras como persona jurídica que se dedica al otorgamiento de facilidades crediticias, desde el quince de octubre del dos mil veinte mediante el Número de Expediente IPO2020-05527, según lo establecido en el Artículo 15 bis de la “Ley sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo” (Ley 7786 y sus reformas).

La inscripción de FR COMPAÑÍA DE CREDITOS S.A., cédula de persona jurídica número 3-101-798849, ante la Superintendencia General de Entidades Financieras no es una autorización para operar, y la supervisión que ejerce esa Superintendencia es sólo en materia de prevención de legitimación de capitales, financiamiento al terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva, según lo dispuesto en la Ley N° 7786 y sus reformas. Por lo tanto, la SUGEF no supervisa los negocios que ofrece y realiza la empresa, ni su seguridad, estabilidad o solvencia. Las personas que contraten sus productos y servicios lo hacen bajo su cuenta y riesgo.