¿Qué nos sirve más, un crédito en dólares o colones?

En abril de este año, según el Informe Semestral de Estabilidad Financiera 2022, del Banco Central de Costa Rica (BCCR), los deudores en dólares que reciben ingresos en colones afrontanmayores dificultades para pagar sus créditos, pues han sufrido dos golpes.

Uno de ellos es un abrumador incremento en el precio del dólar y el otro una caída en los ingresos por la pandemia del covid-19, del cual aún no todos se lograron recuperar.

Por ende, el consejo generalizado de economistas y asesores financieros es sencillo: endeudarse en la moneda en la que se reciben los ingresos laborales.

Esta premisa es aún más importante cuando los créditos que se toman son de mediano y largo plazo, donde el tipo de cambio, tal cual sucede en Costa Rica, posiblemente aumente en el tiempo.

El economista Pedro Aguilar manifestó al portal crhoy.com que “la mayoría de los costarricenses gana su salario en colones, esto implica que debería tomar sus deudas en colones, para no tener un riesgo cambiario”.

Eduardo Sayegh dijo al diario La República que “las nuevas deudas sí deben adquirirse en la misma moneda en la que se recibe el salario”.

Sin embargo, otro consejo de interés es analizar cuál deuda tiene factores de riesgo que puedan ser manejados con mayor facilidad.

Por ejemplo, en Costa Rica, muchos habitantes se endeudaron hace unos años en dólares, pues se dejaron llevar por una tasa de interés que era más baja que la de colones.

No contaban con que en un período de cuatro años, desde el 2018, el precio del dólar se encarecería en más de 100 colones. O desde otro punto de vista, el colón se depreciaría. Ni qué decir de la ocurrencia de una pandemia.

Ese panorama implica que sus salarios ahora rinden menos, porque las personas tienen que pagar más por las cuotas de sus préstamos mientras ganan lo mismo.

Según el informe del BCCR, en marzo del 2022 la morosidad en los créditos en diferente moneda a la de los ingresos laborales fue de 3,40%, con respecto al 2,21% de quienes tienen todo en la misma moneda.

Sin embargo, la tendencia de optar por este tipo de créditos en otra moneda a la del salario, a los cuales el BCCR llama “no generadores”, ha bajado.

De acuerdo a datos de la máxima entidad financiera del país, estos pasaron de representar un 31,6% de los créditos totales en diciembre del 2015 a un 22,3% en marzo del 2022.

Pero si pese a las advertencias aún se quiere tomar este tipo de deuda, un consejo es siempre pensar que el tipo de cambio es 10% arriba del que está realmente.

Finalmente, con respecto a deudas ya adquiridas, considerando el riesgo de una mayor devaluación del colón en momentos de incertidumbre, puede ser positivo cambiarse a un crédito en colones, aunque la tasa de interés sea mayor.

Aunque una de las variables a analizar es el plazo que reste para culminar el crédito, ya que el traslado de deuda implica ciertos gastos de formalización que quizás no sea adecuado enfrentar.

DISCLAIMER

La entidad FR COMPAÑIA DE CREDITOS SOCIEDAD ANONIMA, con cédula de persona jurídica número 3-101-798849, se encuentra inscrita ante la Superintendencia General de Entidades Financieras como persona jurídica que se dedica al otorgamiento de facilidades crediticias, desde el quince de octubre del dos mil veinte mediante el Número de Expediente IPO2020-05527, según lo establecido en el Artículo 15 bis de la “Ley sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo” (Ley 7786 y sus reformas).

La inscripción de FR COMPAÑÍA DE CREDITOS S.A., cédula de persona jurídica número 3-101-798849, ante la Superintendencia General de Entidades Financieras no es una autorización para operar, y la supervisión que ejerce esa Superintendencia es sólo en materia de prevención de legitimación de capitales, financiamiento al terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva, según lo dispuesto en la Ley N° 7786 y sus reformas. Por lo tanto, la SUGEF no supervisa los negocios que ofrece y realiza la empresa, ni su seguridad, estabilidad o solvencia. Las personas que contraten sus productos y servicios lo hacen bajo su cuenta y riesgo.