“Monifai no me otorgó un préstamo, sino que me hizo un sueño realidad”

Lo más difícil de emprender es creer en lo que uno hace, porque siempre habrá barreras que obstaculizan el camino

Yency Rivera Sánchez emprendió hace 10 años. Muchas veces las mujeres son emprendedoras por necesidad y no por oportunidad u objetivos. Y Yency no fue la excepción de este dato. Aunque siempre le gustaron las manualidades sus primeros pasos los dio con una máquina de coser casera que le regaló su madre.

“Cuando nació mi hija tuve que dejar de trabajar y necesitaba producir para ayudar con los gastos de la casa”, ese fue el primer motivo que impulsó a Yency a coser para algunos amigos y familiares. Años después se reinsertó a jornadas laborales de tiempo completo. Y a pesar de que tenía menos tiempo para dedicarle a su emprendimiento, esto ayudó a aumentar su cartera de clientes.

Enfrentarse a tantos roles es lo más difícil para una mujer emprendedora, ser mamá, ser mujer, ser jefa de hogar y ser empresaria. A pesar de que Yency se ha transformado en varias ocasiones, nunca ha dejado de lado su modelo de negocio. Fue en 2019 cuando se propuso dejar de ver su emprendimiento como una afición y darle más seriedad a su propuesta de servicio.

Comenzó a codearse en el gremio de mujeres emprendedoras y sintió mucho apoyo, fuerza y motivación para darse cuenta de que el emprendimiento femenino también es necesario para el desarrollo social. Decidió registrarse en Hacienda y pagar los impuestos necesarios para darle formalidad a ValenCA, su empresa dedicada al quilting, tarjetería, corte y confección, decoración de eventos y manualidades mixtas.

En el camino de aportarle y seguir creciendo junto a su negocio, Yency asistió a la primera -de cuatro – serie de charlas que ofrecía Monifai para apoyar el emprendimiento femenino. Una asesoría integral para las asistentes en el planeamiento de proyectos, aspectos financieros, conceptos legales básicos, servicio al cliente y mercadeo con el uso de redes sociales.

Llegó sin saber que ese era el evento que había buscado por mucho tiempo. “Me sentí motivada, con mucha información de interés para aplicar a mi negocio. Pero lo más importante es que sentí el apoyo financiero al que todas las entidades bancarias me habían cerrado el acceso”, aseguró Yency.

Honestas, organizadas, ahorradoras, pero sin financiamiento

El nuevo producto financiero: Mujer Monifai tiene como prioridad garantizar a las mujeres el acceso a herramientas que favorezcan la creación y mantenimiento de negocios, como el refuerzo de la red de contactos, el aprovechamiento de las redes de tutoría y, especialmente, las fuentes de financiación.

Yency aseguró que una de una de las constantes trabas para crecer, es el financiamiento por parte de las entidades financieras. “A pesar de que no tengo deudas y no tengo manchas, no tengo un récord crediticio para que los bancos me vieran como un perfil atractivo para un préstamo”, dijo.

Un estudio de la escuela de negocios del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) demostró que, si bien la mayoría de los hombres empresarios dijeron que cerraron su negocio debido a la baja rentabilidad, las mujeres empresarias alegaron que la causa del fracaso de su negocio fue la dificultad de obtener financiación.

En Monifai creemos que las mujeres no son una minoría, son el 50% de la población y, por tanto, la mitad de su potencial puede ser partícipe de una economía sostenible, desarrollada e inclusiva. Por lo que nuestro apoyo al sector del emprendimiento femenino quiere romper esa brecha y ofrecerle capital monetario a las mujeres que intentan cambiar la economía global.

“A las emprendedoras no las ven como un negocio grande, pero movemos muchas piezas. Es un encadenamiento. Es algo que no solo depende de mí, sino que involucro a otras personas que generan y nos apoyamos para hacer un sueño realidad”, comentó Yency.

“Necesitamos cosas tangibles para avanzar”

En ocasiones, las mujeres no se auto perciben como potenciales empresarias debido a la falta de referentes y a la falta de apoyo de su entorno. Por está razón, Yency cree que estas iniciativas de acompañamiento son importantes para avanzar y no subestimar el trabajo que hacen día a día.

Yency solicitó un préstamo personal en Monifai, el cual le fue otorgado a una tasa de interés competitiva y fija, sin cargos ocultos y sin fiador. El cual usó para comprar maquinaria para su negocio y no tercerizar sus servicios. Ahora Yency trabaja con tres maquinas industriales, plancha e impresora. “Seré puntual con mis pagos porque quiero que Monifai sea mí aliado para seguir creciendo”. El próximo paso sería contratar personal para ser una fuente de trabajo empleo y aportar al desarrollo económico del país.

“Lo que me dio Monifai no solo fue dinero, fue un impulso para seguir creyendo en mí y cumplir un sueño. Necesitamos cosas tangibles para poder avanzar y darnos esa palmadita en la espalda para recordarnos que sí se puede”, resaltó Yency.

Muchas mujeres emprendedoras creen que venden un producto o servicio, y resulta que ofrecen más que eso. Ofrecen un sentimiento, una experiencia o una emoción. “Mi mayor orgullo es cuando la mamá de una niña me dice que se sintió la más linda con su uniforme en la escuela. Eso lo es todo para mí”, concluyo Yency.

Sé parte de nuestra comunidad

Monifai continuará dándole apoyo a las mujeres emprendedoras de Costa Rica. Si sos una de ellas, podés estar atenta a los próximos eventos offline y online. Y si querés aplicar para un préstamo, podés escribirnos a nuestra línea directa de WhatsApp y serás atendida por uno de nuestros asesores financieros.

DISCLAIMER

La entidad FR COMPAÑIA DE CREDITOS SOCIEDAD ANONIMA, con cédula de persona jurídica número 3-101-798849, se encuentra inscrita ante la Superintendencia General de Entidades Financieras como persona jurídica que se dedica al otorgamiento de facilidades crediticias, desde el quince de octubre del dos mil veinte mediante el Número de Expediente IPO2020-05527, según lo establecido en el Artículo 15 bis de la “Ley sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo” (Ley 7786 y sus reformas).

La inscripción de FR COMPAÑÍA DE CREDITOS S.A., cédula de persona jurídica número 3-101-798849, ante la Superintendencia General de Entidades Financieras no es una autorización para operar, y la supervisión que ejerce esa Superintendencia es sólo en materia de prevención de legitimación de capitales, financiamiento al terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva, según lo dispuesto en la Ley N° 7786 y sus reformas. Por lo tanto, la SUGEF no supervisa los negocios que ofrece y realiza la empresa, ni su seguridad, estabilidad o solvencia. Las personas que contraten sus productos y servicios lo hacen bajo su cuenta y riesgo.